Naturaleza

Gran parte del territorio de la pedanía se encuentra ocupado por la huerta que, sin embargo, sufre un constante retroceso debido a su escasa rentabilidad económica, siendo sustituidos los huertos primitivos por viviendas unifamiliares y chalets. A pesar de ello aún es posible observar algunos mamíferos como el erizo común o la musaraña gris; reptiles como la culebra de herradura, la salamanquesa común o la lagartija ibérica; insectos como el alacrán cebollero o el escarabajo reinoceronte; o el numero grupo compuestos por las aves donde, ademas de los muy comunes gorriones, jilgueros, verdecillos, verderones y mirlos es destacable la presencia y nidificación de ejemplares de abubilla, cernícalo vulgar, mochuelo y lechuza común.

Por otra parte la presencia de los ríos Segura y Guadalentín y varias acequias y azarbes que surcan la pedanía dan lugar al hábitat propicio para la nidificación de aves acuáticas como el ánade azulón o la focha común. Otras especies frecuentan estos cauces de agua, como es el caso de la garceta común, la garza imperial, el galápago leproso, la rana común, el barbo gitano y el cangrejo de río europeo.

En cuanto a la flora de la zona no hay una gran cantidad de árboles salvo los cultivados en los huertos (naranjos y limoneros mayoritariamente) aunque aún sigue siendo habitual encontrar junto a los caminos y en los márgenes de los cursos de aguas ejemplares de álamo negro, higuera, olmo, moreras, palmera datilera y cipres. También son comunes varias especies de arbustos y plantas herbáceas como la chumbera, la cola de caballo, la amapola, el diente de león y el vinagrillo entre otras muchas.

X